A partir de 1976, la Facultad de Ciencias Forestales decidió que en el Vivero Antumapu se comercializaran las plantas excedentes de las actividades de investigación y docencia.

     Los Viveros Antumapu y Rinconada funcionan aunadamente, realizándose todas las ventas desde el primero. La producción de plantas está dirigida de preferencia a las especies nativas arbóreas y arbustivas de la zona central de Chile, complementada con exóticas leñosas adaptadas a condiciones de aridez. Para la temporada actual se propagaron 81 especies nativas y 263 exóticas. La capacidad anual combinada de ambos viveros es de 821.324 plantas.

     Además de las labores de extensión, principalmente en la promoción del uso de las especies nativas como ornamentales, se realizan actividades de investigación, gran parte de ellas a través de memorias de pregrado. Además, se producen a pedido, importantes cantidades de plantas para el establecimiento de plantaciones experimentales y de recuperación de áreas degradadas o de restauración de vegetación nativa eliminada por la construcción de oleoductos, tendidos eléctricos de alta tensión, construcción de caminos  y actividades mineras, entre otras.

     El Vivero Antumapu produce sólo plantas en recipientes, bolsas de polietileno y tubetes, de una y dos temporadas de crecimiento. Su superficie total es de 10.761 m2, de los cuales 5.528 m2 se encuentran bajo sombreadero. Cuenta con 3.132 m lineales de platabandas, en su mayoría bajo nivel, con una capacidad de 570.024 plantas en bolsas de polietileno de 12x15 cm, y mesones para acomodar bandejas de poliestireno expandido (speedlings) con capacidad para producir 100.800 plantas en tubetes: 53.760 plantas en invernadero y 47.040 plantas bajo sombreadero. Su capacidad total anual es de 670.824 plantas.